Feria de Muestras, sinónimo de diversidad Feria de Muestras, sinónimo de diversidad

La oferta comercial que los visitantes encuentran en la Feria de Muestras es variopinta, es decir, “ofrece diversidad de colores o de aspecto”, según la primera acepción de la Real Academia Española de la Lengua para este adjetivo.

En los primeros metros de un recorrido por el recinto es posible encontrar desde información sobre el uso de la biomasa en el hogar hasta contratar un curso para aprender a conducir, solicitar presupuesto para mejorar el aislamiento térmico y acústico en viviendas o comprar sartenes, accesorios para el hogar, muebles, lámparas, calzado y ropa… y a partir de ahí, un amplio catálogo de productos y servicios.

La Feria de Muestras es un espacio para las ventas, tanto de artículos que el comprador puede llevarse a casa como de otros que se materializan tiempo después, por ejemplo coches, sistemas de carpintería, puertas, etc.

El rango de precios es lógicamente dispar: desde artículos por menos de tres euros hasta otros que suman varios miles en la cuenta final.

Esta diversidad se pone de manifiesto también en el perfil de los expositores, desde grandes compañías hasta artesanos, empresas que cuentan con tiendas físicas y firmas que únicamente comercializan a través del canal de la venta directa. La venta directa facturó en España el pasado año 700 millones de euros, lo que supuso un incremento del 5,59 por ciento respecto a 2015.

Esta cifra sitúa a España en el sexto lugar en el ranking europeo, tras Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Polonia. Alemania, con más de 80 millones de habitantes, factura 13.900 millones de euros anuales.